miércoles, 23 de mayo de 2012

REPORTAJE II

En Caracas, con la cola, el correcorre y la “gastadera” diaria       
¡Estudiante sin ticket, no paga completo!  

Los estudiantes hacen maromas para rendir el dinero entre copias, libros, merienda y pasaje. El boleto estudiantil es una alternativa que puede ser tediosa, pero a la larga permite ahorrar. FONTUR está implementando progresivamente un nuevo sistema para agilizar el proceso. Los transportistas son conscientes de la necesidad de los estudiantes pero denuncian denuncian irregularidades en el pago del pasaje estudiantil. 

 ¡Cóbrese un estudiante! frase sencilla que produce incomodidad en algunos conductores al escucharla y nerviosismo en los estudiantes que la pronuncian entre dientes, mientras apenas enseñan el carnet y se bajan apurados de la 'camionetica'.

            Eso le pasa a Yusbeth Castillo, quien vive en Caricuao y estudia en la UCV. Cuando va al trabajo o a la universidad paga Bs. 1 usando su carnet. Admite que a veces está vencido, porque entre el trabajo, las colas de Caracas y el proceso para obtenerlo en su universidad, se le complica sacarlo. Aunque le da un poco de pena, igual paga con el carnet porque es su derecho estudiantil.

            Eso de comprar los tickets no es para Yusbeth, que siente que está demasiado ocupada entre el caos de Caracas, las clases y el trabajo como para perder el sueño y el tiempo en las largas colas que se hacen. En Caricuao las camionetas exigen el ticket estudiantil, así que cuando va a su casa, paga pasaje completo pues le da pena con los choferes que la conocen. Solamente hay 2 centros de ventas y también van estudiantes de parroquias adyacentes. Así que prefiere gastar un poco más. Ella trabaja y se las ingenia para rendir el dinero.

             Quien sí hace su cola es Juan Carlos Beckles quien reside en Chacao y también estudia en la UCV. Asegura, que es cuestión de suerte, a veces va y compra rápido. En ocasiones pasa toda una mañana en una larga cola porque necesita comprar los 60 tickets mensuales. Con eso ahorra porque con los 3 Bs. que gastaría en un pasaje regular, paga 60 viajes estudiantiles.

            Juan Carlos trata de economizar al máximo. Él todavía no trabaja y siempre tiene que sacar copias y comprar libros. En ocasiones no se da abasto con la ayuda de sus padres, y si gasta os tickets antes de culminar el mes, le toca pagar en efectivo. Es consciente de que algunos estudiantes hacen mal uso del boleto estudiantil y es por ello que los choferes  a veces están a la defensiva  y no les dan el vuelto o se cobran el pasaje completo.


Un poco de historia

        El pasaje preferencial estudiantil se creó en Venezuela, en junio de 1989, por el Decreto Presidencial y contemplaba 50% de descuento para los estudiantes. Con el tiempo se han realizado varias modificaciones.  Hoy por hoy está vigente lo establecido en la Gaceta Oficial Nº 36.289 que establece el pago del pasaje estudiantil con un monto equivalente al 30% del valor de la tarifa en las rutas urbanas y un monto mínimo de 40% en las suburbanas.
            Para gozar del pasaje preferencial estudiantil, los estudiantes deben mantener el carnet vigente y cancelar 0,90 Bs. o través del Boleto Directo Personalizado (BDP). Para obtener el BDP deben registrarse en el periodo de inscripción en un Centro de Venta, consignando los documentos requeridos y podrán hacer una compre mensual de 60 tickets por un costo de 0,50 Bs. c/u.

             FONTUR dentro de sus competencias, administra el pago de subsidios a los transportistas. En el caso del transporte urbano, se ofrecen dos tipos de subsidios. El directo, que consiste en cancelar Bs. 1,45 por cada BDP que consignen en los centros de acopio.


Mientras que el indirecto se trata de cancelar una mensualidad dependiendo de la capacidad en puestos de las unidades de transporte.  Se brinda subsidio directo a las parroquias que cuentan mayor número  de instituciones educativas, y aquellas que tienen menor cantidad se les otorga el subsidio indirecto.

El trajín del estudiante caraqueño 
Caracas, por su densidad de población y capacidad de oferta laboral y académica alberga gran cantidad de rutas de transporte. Miles de estudiantes caraqueños viven un viacrucis a diario al desplazarse en “camionetica” para cumplir con sus deberes y actividades. El estrés entre el caos vehicular y llegar a tiempo se empeora pensando en cómo rendir “los reales” entre las, guías, imprimir los trabajos, la merienda y el pasaje.

            Si un estudiante paga 3 Bs. en pasaje y mínimo se pagan 2 al día, sólo para salir y regresar a casa, en la semana gasta 30 Bs., mensualmente 120 Bs. Teniendo en cuenta que siempre son más pasajes y hay otros gastos académicos, el pasaje significa un elemento importantísimo en el presupuesto del estudiante caraqueño. Principalmente, los universitarios que en su mayoría están en proceso de adquirir su independencia económica o tienen ingresos básicos, como becas, becas-trabajo o ganan salario mínimo.
            El pasaje estudiantil en Caracas es gestionado  por la Coordinación de Distrito Capital de la Gerencia de Pasaje Estudiantil de Fondo Nacional de Transporte Urbano (FONTUR). Es el ente encargado  de tramitar los subsidios y efectuar los pagos mediante depósitos en las cuentas de las organizaciones de transporte registradas.

Desde el volante

            La Unión Circunvalación 23 de Enero del Municipio Libertador está inscrita en FONTUR bajo la modalidad de subsidio indirecto. Hace su ruta entre las parroquias San Juan, Sucre  y 23 de Enero, la cual es la única que admite el BDP.

            Aender  Cordero, directivo de la Unión 23 de Enero, asegura que aun  cuando no están obligados a aceptar el BDP han acordado con los transportistas de la línea recibir los tickets para no tener inconvenientes con los estudiantes que deben cancelar 0,90 Bs. Como no tienen acopio para los boletos, se los venden a conductores de rutas que sí poseen acopio con FONTUR, para recuperar el dinero. Los conductores que recogen pocos, se los regalan a niños cercanos.

            Sabe que hay estudiantes que no cumple con lo establecido pero se pone en su lugar, porque tiene hijos que también estudian, y sabe que no gana nada con pelear con ellos.
            Por su parte, Pedro Pérez es chofer de La Unión Criollos del Este dice que algunos estudiantes incumplen las normas del pasaje preferencial. A veces pagan 0,50 Bs. sin mostrar el carnet, o viajan en grupo y todos cancelan con tickets de un mismo estudiante.  Señala que en algunos casos agreden al transportista, sin embargo, considera una pérdida de tiempo denunciar estos casos porque no se toman medidas en el asunto.

            La Unión Criollos del Este en su recorrido atraviesa tres municipios de Caracas. En Sucre tienen reciben BDP, mientras que en Libertador y Chacao, pasan por parroquias que no poseen BDP por eso aceptan también el pago en efectivo. Por la ruta que cubren, están inscritos en FONTUR bajo el subsidio directo e indirecto.  

            Los transportistas aseguran que el subsidio de FONTUR es insuficiente. Explican que por un carro que carga 28 pasajeros, les dan 480 Bs. mensuales y nada más un caucho cuesta 2000 Bs. Denuncia que siempre se atrasan 2 o 3 meses con los pagos, y siempre tienen que estar “peleando” para que les cancelen. Ahora bien, en su página Web, FONTUR presenta los registros de pago de finales de 2011, señalando que canceló en Distrito Capital 8.033.082,17 Bs. por subsidio directo del mes de octubre y 2.957.316,32 Bs., correspondientes al subsidio indirecto de octubre y noviembre.

             En ambas líneas de transporte poseen estatutos que deben cumplir los socios como es el caso del pasaje estudiantil, o la exoneración del pasaje para las personas de la tercera edad. En caso, de que los transportistas incumplan con las reglas se procede a una suspensión de y/o una multa, según la gravedad del caso. Consideran que el nuevo plan de uso de las tarjetas magnéticas y las maquinas lectoras se puede solventar la problemática que existe en torno al pasaje estudiantil.




  1. Lo que viene


            Actualmente FONTUR desarrolla en forma progresiva el Proyecto Pasaje Preferencial Estudiantil a nivel nacional, el cual surge como un instrumento para garantizar el acceso de los estudiantes al sistema de transporte público, a través de la implementación de tarifas preferenciales. En Anzoátegui, Vargas, Aragua, Barinas, Bolívar, Falcón, Guárico, Mérida, Portuguesa y Zulia se están aplicando pruebas pilotos. Se tiene previsto aplicarlo en Distrito Capital pero no se ha iniciado por motivos de logística y presupuesto.

            La propuesta es implementar un sistema de pago electrónico a través del debito del pasaje, en sustitución del tradicional BDP. Cada estudiante tendrá una tarjeta inteligente, que utiliza un sistema tecnológico. Cada tarjeta será personalizada e intransferible, tiene una duración de 4 años, es renovable y también recargable.

             En cada unidad de transporte se instalará un Terminal Autónomo de Debito, donde se deslizan las Tarjetas y automáticamente debita el viaje. Los puntos de ventas serán los centros de recarga, donde efectuando el pago se podrán recargar un máximo de 100 viajes. Finalmente, habrán Centros de Atención al Transportista donde podrán descargar la información de las tarjetas.

            Estudiantes y transportistas caraqueños ansían que se ponga en marcha cuanto antes el nuevo sistema para mejorar y agilizar el uso del pasaje estudiantil. Así tal vez, Yusbeth podrá comprar los tickets rápidamente sin faltar a su trabajo y Juan Carlos correrá con suerte más días cuando vaya a comprar los suyos.
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada